Este proyecto parte de la base de la creación de un ambiente que rompa con los esquemas de lectura tradicional del aula, donde el alumno no interprete la lectura como una asignatura obligatoria, destacando que:

  • En el caso de los más mayores, queremos que se aleje lo más posible de las experiencias negativas que algunos han vivido en etapas anteriores a su escolarización en nuestro centro.
  • En el caso de los más pequeños, que sirva de estimulación y acercamiento a la lectura, ya sea a través de las grafías, los sonidos, la lectura en voz alta o las actividades sensoriales.

Para ello, los diferentes espacios del centro se van convirtiendo en los océanos donde puedan relajarse y utilizar la lectura como medio para la relajación, motivación y descubrimiento de nuevos mundos.

Ya hemos finalizado nuestro Proyecto del Océano Ártico. Nuestra antigua sala, conocida hasta ahora como cine, luce ahora de blanco como la nieve, y encierra muchos tesoros escondidos. Se ha convertido en un espacio sensorial de motivación a la lectura a través de la estimulación visual, táctil y la discriminación auditiva. Gracias a sus personajes, cuyos nombres pertenecen al idioma inuit hablado por los esquimales, vamos a conocer las cinco vocales:

  • Con la A: la Aurora Boreal que ilumina una parte de nuestro cielo mostrando sus colores cuando detecta el sonido.
  • Con la letra E: el esquimal Aleq, que nos presenta un piano en el que podemos elegir el sonido de varios instrumentos (piano, guitarra, trompeta y batería).
  • Con la letra I: la foca Nivi, que nos muestra las cinco vocales invitándonos a tocar las diferentes texturas.
  • Con la letra O: el oso Ulo, que esconde diferentes sonidos para la discriminación auditiva (barco, mar, viento, gaviota, ballena y hasta alguna sorpresa).
  • Con la letra U: la pingüina Nukarta, que presenta juegos con combinaciones a través de los tres colores que componen las luces led (rojo, verde y azul).

Os dejamos un interesante VÍDEO del resultado.

Os dejamos un vídeo que resume el trabajo realizado hasta ahora en relación al Proyecto Librarium: el océano de las letras.

El Océano Atlántico se encuentra en el lugar que ocupaba la biblioteca tradicional del centro, y que continuaría como pilar fundamental de acceso al conocimiento.

El Océano Pacífico es el espacio propicio en uno de los pasillos y proyectado como un como lugar espacio de relax, que conectaría con el Proyecto ya comenzado en el centro y basado en las emociones, donde puedan explorar historias con distintas realidades caracterizados por interacciones sociales y procesos emocionales.